¿Te gustan nuestras publicaciones? Suscríbete aquí!!

La personalidad y sus trastornos

La personalidad podría definirse como el conjunto de pensamientos, sentimientos y forma de actuar que caracteriza a una persona y que la diferencia de las demás. Integra cómo cada persona se ve a sí misma, interpreta el mundo que le rodea y actúa en función de ello.

Al nacer, ya presentamos ciertas características propias, que junto con factores ambientales y las circunstancias que nos rodean, harán que se desarrolle y se consolide un conjunto de características que nos hace únicos.

Este conjunto de características se consideran cualidades o rasgos de la personalidad, y presentan cierta estabilidad a lo largo del tiempo y a través de las situaciones, lo que hace que su manifestación sea en mayor o menor grado predecible.

Esta posibilidad de predicción es la que nos permite tener expectativas sobre el comportamiento que otros pueden tener en una situación determinada.

¿Cuándo hablamos de un trastorno de personalidad?

Podemos definir el trastorno de personalidad como una afección mental que se caracteriza por una forma de pensar, sentir y comportarse que interfiere de manera muy significativa en muchas de las áreas de su vida (afectiva, familiar, laboral, etc.) y en la vida de las personas de su entorno, entrando en conflicto con lo que culturalmente sería de esperar de esa persona en su ambiente.

Estos patrones de conducta son permanentes a lo largo del tiempo, son inflexibles, desadaptativos y aparecen generalmente en la adolescencia o principio de la edad adulta.

No podemos hablar de los mismos síntomas y consecuencias en todos los trastornos de personalidad, cada uno de ellos presenta sus características diferenciales y para entenderlos en profundidad es necesario detenerse en cada uno de ellos. Aunque una característica que todos tienen en común es la presencia de problemas interpersonales.

En la mayoría de estos trastornos existen complicaciones asociadas como trastornos de alimentación, drogodependencias o trastornos del estado de ánimo, que agravan el problema y dificultan su diagnóstico y abordaje terapéutico.

Clasificación de los trastornos de la personalidad

El DSM-IV (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, que los psicólogos y psiquiatras utilizan para la evaluación, diagnóstico y clasificación de los distintos trastornos de la salud mental, clasifica los trastornos de personalidad en 3 grupos:

  • Grupo A: “Extraños o excéntricos”

  • Trastorno paranoide de la personalidad

  • Trastorno esquizoide de la personalidad

  • Trastorno esquizotípico de la personalidad

El grupo A se caracteriza por un patrón general de cognición (sospecha y desconfianza hacia los demás), expresión (limitada expresión emocional) y relación con los demás (suelen aislarse de los demás) anormales.

  • Grupo B: “Dramáticos o impulsivos”

  • Trastorno antisocial de la personalidad

  • Trastorno límite de la personalidad

  • Trastorno histriónico de la personalidad

  • Trastorno narcisista de la personalidad

Los trastornos del grupo B se caracterizan por un patrón de violación de los derechos de los demás (transgresión de las normas), comportamiento impulsivo con frecuentes cambios emocionales, búsqueda de atención excesiva y gran necesidad de admiración.

  • Grupo C: “Ansiosos o temerosos”

  • Trastorno de la personalidad por evitación

  • Trastorno de la personalidad por dependencia

  • Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad

El grupo C se caracteriza por un patrón de temores anormales, incluyendo relaciones sociales, separación y necesidad de control.

En la última actualización de este manual (DSM-V) sólo se mantienen 6 trastornos de la personalidad: esquizotípico, antisocial, límite, narcisista, evitativo y obsesivo-compulsivo. El resto se plantea como psicopatologías de la personalidad, pero no como trastornos.

Los diferentes trastornos de la personalidad serán abordados de forma individual en futuros artículos.

Tratamiento en los trastornos de personalidad

La persona que presenta alguno de estos trastornos normalmente no acude a consulta por este motivo, sino por los graves problemas que suelen causar en sus relaciones personales o en su vida laboral.

Asimismo, los trastornos asociados, como los relacionados con la alimentación, la depresión o las drogodependencias suelen ser también un motivo que lleva a estas personas a buscar ayuda profesional.

No todos los trastornos de la personalidad tienen un tratamiento que haya demostrado ser eficaz, aunque sí se ha demostrado que ciertas formas de psicoterapia pueden servir para mejorar los síntomas principales y, en algunos casos, la medicación también es un complemento útil.

Dependiendo del trastorno, pueden ser eficaces la terapia cognitiva-conductual; la terapia conductual-dialéctica; la terapia de aceptación y compromiso; o la terapia de pareja integrativa de Jacobson, entre otras.

Artículos Destacados
Artículos Recientes
¿Te gustó esta publicación?

Si te gustó esta publicación, haz click en me gusta y no dudes en compartirlo con tus amigos de Facebook y Twitter. Puedes hacerlo a través de los botones de red social de Facebook y Twitter situados al final del post. Muchas gracias.

Solicitud de Cita Previa:            694.470.300

Puedes seguirnos en tu red social favorita:

  • Twitter App Icon
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • LinkedIn Icon App
También puedes encontrar información y opiniones sobre nuestros servicios en los siguientes enlaces:

 Web propiedad de Psicología Lourdes Conte

2015. Todos los derechos reservados.

Aviso legal y politica de privacidad y politica de cookies