Solicitud de Cita Previa:            694.470.300

Puedes seguirnos en tu red social favorita:

  • Twitter App Icon
  • Icono de la aplicación de Facebook
  • LinkedIn Icon App
También puedes encontrar información y opiniones sobre nuestros servicios en los siguientes enlaces:

 Web propiedad de Psicología Lourdes Conte

2015. Todos los derechos reservados.

Aviso legal y politica de privacidad y politica de cookies

¿Te gustan nuestras publicaciones? Suscríbete aquí!!

Distimia: La tristeza crónica

10/5/2016

¿Qué es la distimia y cuáles son sus síntomas?

 

La persona con distimia se encuentra en un estado de ánimo bajo de forma crónica a lo largo de su vida. Los síntomas que la persona afectada presenta son los siguientes:

 

- Estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día, presente más días de los que está ausente, durante un mínimo de dos años.

 

- Presencia de dos o más de los siguientes síntomas:

  • Poco apetito o sobrealimentación

  • Insomnio o hipersomnia

  • Poca energía o fatiga

  • Baja autoestima

  • Falta de concentración o dificultad para tomar decisiones

  • Sentimientos de desesperanza

 

- Durante el periodo de dos años de la alteración, la persona afectada nunca ha estado sin la presencia de estos síntomas durante más de dos meses seguidos.

 

 

En la nueva versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) la distimia se denomina Trastorno depresivo persistente y se engloba dentro de los trastornos depresivos.

 

 

**Clasificación de los Trastornos depresivos (DSM-5):

 

- Trastornos de desregulación destructiva del estado de ánimo.

- Trastornos de Depresión Mayor.

   ** Episodio único

   ** Episodio recurrente

- TRASTORNO DEPRESIVO PERSISTENTE (DISTIMIA).

- Trastorno Disfórico Premenstrual.

- Trastorno depresivo inducido por sustancias/medicamentos.

- Trastorno depresivo debido a afección médica.

- Otro trastorno depresivo especificado.

- Otro trastorno depresivo no especificado.

 

 

¿En qué se diferencia la distimia de la Depresión Mayor?

 

Tanto la depresión mayor como la distimia son trastornos del estado de ánimo y los síntomas pueden parecer los mismos cuando ambos están presentes, pero existen diferencias entre ellos que debemos tener en cuenta a la hora de abordar cada uno de estos trastornos.

 

En cuanto a la duración, la distimia es un proceso crónico, siempre presente a lo largo de la vida de la persona y en caso de que los síntomas estén ausentes, esta situación no dura más de dos meses seguidos. Sin embargo, la depresión cursa con episodios y su aparición es de inicio brusco.

 

En el caso de la distimia, la vida de la persona no se encuentra tan gravemente afectada como en el caso de la persona que tiene depresión mayor ya que la tristeza no es tan intensa, predominando más un estado de desesperanza que se mantiene en el tiempo. En la persona que presenta depresión mayor los sentimientos de culpabilidad, inutilidad y autoestima gravemente afectada, hacen que todas las áreas de la vida de la persona se encuentren muy alteradas.

 

Una diferencia fundamental entre estos dos trastornos es la presencia de ideas suicidas. En la distimia, aunque aparecen pensamientos sobre la muerte, las ideas sobre el suicidio no están presentes.

 

 

¿Cómo se pueden mejorar los síntomas?

 

Para mejorar los síntomas de la distimia podemos recurrir al tratamiento farmacológico y a la psicoterapia. Esta última se suele centrar en un enfoque cognitivo-conductual.

 

A nivel psicológico, la terapia se centra en diferentes aspectos, en primer lugar, en hacer comprender a la persona distímica en qué consiste su problema y las opciones de tratamiento existentes. Es importante enseñar a la persona a manejar la ansiedad, para lo cual puede ser útil realizar técnicas de relajación y concentración.

 

A nivel cognitivo, se enfatiza la identificación de pensamientos de carácter disfuncional, que lleven a empeorar la autoestima y que puedan ocasionar altos niveles de frustración y a cronificar el problema.

 

Por otro lado, podemos actuar a nivel conductual, fomentando la realización de actividades y toma de decisiones importantes, que por este problema hayan podido ser postergadas en el tiempo. Para ello, es especialmente importante retomar las actividades de ocio preferidas de la persona, que también ayuda a mejorar la autoestima.

 

Asimismo, se fomenta el aumento de la interacción social de las personas con distimia, ya que es frecuente que el trastorno haga que la persona tienda a aislarse.

 

Por último, una vez alcanzada la mejoría del cuadro, se enseña al paciente a tomar las medidas oportunas cuando aparezcan los pensamientos disfuncionales, que ya han aprendido a identificar previamente, con el objetivo de evitar la posible recaída.

 

 

 

Please reload

Artículos Destacados

Adicción a las redes sociales en adolescentes

3/2/2020

1/10
Please reload

Artículos Recientes
Please reload

¿Te gustó esta publicación?

Si te gustó esta publicación, haz click en me gusta y no dudes en compartirlo con tus amigos de Facebook y Twitter. Puedes hacerlo a través de los botones de red social de Facebook y Twitter situados al final del post. Muchas gracias.